Viaje sin hijos, mala madre?

Nos encanta ir al país vecino, específicamente a Mendoza, que ciudad tan linda, tan entretenida y con gente tan amable, nos movemos como si fuéramos de la zona, conocemos las calles y las picadas para comer rico y comprar barato especialmente la mercadería, que por el precio de lo que compro acá en Chile para un mes allá compro para 4 meses. Así que dejamos a los dos rulientos nuestros queridos hijos al cuidado de sus madrinas y nos fuimos a las 03:00 am a cruzar la cordillera, pensando que la hacíamos de oro nos encontramos con un taco en la aduana gigante que no nos quedo otra que dormir en el auto porque no se avanzaba nada, nos topamos con el cambio de turista trasandinos.

Finalmente llegamos a la hora de almuerzo y con hotel listo (2 estrellas por $12.000 chilenos) nos fuimos a recorrer y a hacer todo lo que teníamos programado.

Punto positivo: conviene mucho mas comprar pesos argentinos en Chile, la plata rinde mucho mas, compramos mercadería que nos alcanzará hasta Julio y comimos delicioso.

Punto negativo: la humedad y el calor insoportable, no puede haber 31° a las 21:00!!!

Nos podríamos haber quedado un día más, pero las ganas de ver a los bebotes hizo que nos viniéramos al día siguiente, total ya habíamos realizado todos los trámites para lo que fuimos, así no me siento tan mala madre por lo menos. Nos faltó viaje para seguir con la conversación larga y entretenida mientras manejábamos, que importante es mantener la comunicación con la pareja.

La llegada fué con el asombro de los dos bebés viéndonos llegar y de correr a abrazarnos.. impagable. En resumen, nos encantan estas escapadas en pareja, son como una recarga para seguir adelante.

mendoza

Anuncios