Mi Semana en Instagram #2

1.- Nuestro viaje a Lima superó todas mis expectativas y creo que ir a celebrar mi cumpleaños allá con toda mi familia fue lejos la mejor decisión.  El viaje en avión dura mas menos 3 horas, los niños no alcanzaron a aburrirse tanto y empezaron a caer en desesperación cuando estábamos aterrizando así que bien.

El departamento que arrendamos en el barrio Miraflores era muy acogedor y quedaba frente a un Restaurante Tanta,  un Starbucks y a tres cuadras de un Casino de Juegos, osea no podía ser mejor.

Dedicamos un día entero al consumismo y nos fuimos a Polvos Azules, una especie de feria techada en varios niveles, había leído que era peligroso, que no habían tantas cosas, pero nada que ver, es bastante seguro (fuimos a las 10:00 am cuando estaban abriendo), hay guardias adentro, los vendedores son bien amables y encontramos de todo, lo mas rescatable, calzoncillos en grandes cantidades para mis peques en un algodón peruano que les durará mucho tiempo, poleras para ellos, calzones de algodón para mi en cantidades ridículas,  imitaciones de relojes de marca, carcasas para los telefonos y camisetas de fútbol de muy buena calidad (la de Chile es igual y a solo $6.000 pesos chilenos), después nos fuimos a la Avenida Alcomar donde están todas las zapaterías, un sueño para toda mujer donde te puedes traer 3 pares de ballerinas de cuero, en diseños hermosos, por lo que sale un par acá en Chile (3 pares por 100 soles, aprox. $20.000 chilenos).

La ciudad muy limpia, las plazas de juegos grandes y muy bien cuidados, no habían perros callejeros en las calles ni en las plazas, muchos gatitos eso si pero gorditos y limpios, incluso adornaban las plazas, los niños les hacían cariño sin problema, hicimos el típico tour en un bus rojo descapotable por la ciudad de Lima que dura casi 2 horas por 10 soles ($2.000 chilenos), recomiendo aplicarse full bloqueador aunque esté nublado y llevar algún spray para aplicar en el cabello ya que el frizz bestial es inevitable.

Y finalmente la comida, espectacular, el primer día fuimos a un tenedor libre que se llama Las Brujas de Cachiche donde me comí toda la cuota del próximo año en cebiche y en postres, sale $20.000 por persona, pero realmente los vale. El otro restaurante que fuimos fue el Tanta, el mismo que está en el Parque Arauco, con una calidad superior, platos mas grandes y casi a mitad de precio de lo que cuesta en Chile, 100% Recomendado. La chicha morada y la limonada son inolvidables y las he extrañado todos estos días. Con los niños no tuve problema alguno ya que les pedía pechuga de pollo con puré o tallarines a la mantequilla y quedaban felices.

2.- Mi huerto ya va tomando forma y eso me tiene muy contenta. Por el momento tengo acelgas, albahaca y tomates, pero perfectamente puedo seguir plantando ya que dejé un espacio grande para hacer una gran huerta. Paulo es el encargado de regarla todos los días. Hay que dedicarle tiempo eso sí y ver bien que se va a plantar, para eso hay varios tutoriales, aquí por ejemplo encontré uno en web de Zancada de la Universidad de el Pacifico, se los dejo por si se animan.

 

firma

Anuncios