Mi Semana en Instagram

nov

Finalmente me animé a entrar a un taller de Mosaicos y aunque no soy tan tan creativa como pensaba, de a poco se me abre una nube de ideas. Y a pesar que mi poco tiempo no me deja avanzar mucho en mi trabajo, pretendo hacer para el próximo año el mural en el patio, es uno de mis primeros propósitos del 2015.

Gasparcito salió bastante valiente para enfrentar sus sesiones en el dentista, llega bien contento, se sienta, cuando abre la boca grande dice “aaaaaaaaahh” todo el rato y se va feliz con su dibujo para colorear que el mismo elige y que la dentista imprime.

Hasta que por fin me decidí, me tatué lo que siempre quise en mi brazo, lo hice con la misma persona que tatuó a Paulo hace 5 años y que me inspira confianza. Hicimos juntos el diseño y captó todas mis ideas. No lo hice por moda, pero sentía la necesidad de tener un recuerdo de mis hijos en mi cuerpo y que mejor que sus latidos de el último control antes de nacer junto con sus nombres. Todo lindo, sin tomar en cuenta que me dolió ene.

Paulo piensa que es muy pronto para hacer el arbolito de navidad y para llenar la casa de luces y adornos, así que en un acto de rebeldía, decoré el escritorio de la casa con unas lucecitas bien lindas que encontré en el Casa e Ideas. lindi no?

firma

A Perú con los niños

A fin de mes nos vamos a Lima a celebrar mi cumpleaños toda la familia incluidos los niños y aunque el viaje en avión solo dura dos horas, si sumamos las dos horas que hay que llegar antes al aeropuerto ya se nos suman 4 horas sin mucho que hacer y donde el aburrimiento de ellos está mas que garantizado.

No tengo atado con viajar en avión con ellos ya que de pequeños han volado debido a mi trabajo, pero ir fuera del pais por primera vez como que me complica un poco, especialmente con el tema comida, más todavía en Perú, donde se destacan en sus restaurantes y en sus comidas deliciosamente condimentadas.

astrid_2014_profile_food_2

He realizado reservas en dos restaurantes que me interesa ir, el Astrid y Gastón, que ya he ido aquí en Chile y quiero probar su versión local y el Central que salió elegido el mejor restaurante de Latinoamerica este año y en ambos no cuentan con menú para niños pero al realizar la reserva me respondieron que con gusto me prepararán lo que les diga para ellos, así que he optado por pollo cocido con arroz,  sin sal, poco condimento pero sabroso, es que estando allá sería el colmo que le dé puros colados.

El mas chico no se hace atado cuando comemos fuera, le pongo un plato de palta, tomate, choclo, arroz y ahi queda entretenido hasta que termina, mi rollo es con el Gaspar, el mas grande, que quiere pollo, después no quiere, que quiere empanada de queso y cuando la traen ya no quiere, al final solo toma jugo y agua, un poco de pan y sería porque así tiene mas tiempo para pasear por las mesas, cosa que evito entreteniendolo con lo que sea.

En cuanto a las compras,  voy a abastecerme de todo el algodón que necesite para el 2015, nos turnaremos para ir de compras, un día irá mi hermana con mi madre a los lugares que nos han recomendado (Gamarra y Polvos Azules) mientras nosotros iremos de paseo por la playa (diré no esta vez a cualquier tipo de tour por la ciudad) y al día siguiente iremos nosotros mientras ellas se quedan con los niños, así evitamos exponerlos al estrés que significa andar entre mucha gente y poder regatear tranquilos porque los chicos se me aburren en un segundo.

Preferimos arrendar un departamento en el barrio de Miraflores en vez de un hotel porque así tengo la opción de cocinarles algo si les da hambre.

Agua mineral embotellada en todo momento, yogurth de frutilla, sus mochilas cargadas de lapices de colores, libros de colorear, la tablet cargadas con sus juegos y videos favoritos y listo, creo que con eso no debiera tener mayores problemas.

firma

Mi Primer Halloween.

Independiente del rechazo popular ante las fiestas “inventadas” por el comercio, los niños esperan con ansias el tema de Halloween, y los disfraces, y los dulces, etc..

El año pasado mis niños eran mas pequeños asi que no entendían mucho y solo veían cuando tocaban a nuestra puerta otros niños a buscar dulces, siempre tengo ya que no quiero ser la vecina mala onda, además que me encanta ver como están disfrazados.

Pero este año nuestro Halloween comenzó como a principios de Octubre, cuando Gaspar ya hablaba del disfraz, de los dulces y de las brujas (que le encantan) y obviamente su hermano mas chico absorbe todo como una esponja.

Como no me gusta que consuman muchos dulces, preferí regalar a los niños que por mi condominio pasan sagradamente, galletitas caseras con forma de fantasmas y calabazas dentro de una bolsita negra para darle un toque de “terror”.

IMG_0086[1]

 

En cuanto al disfraz no me esmeré tanto y no por un tema de despreocupación, si no que mis hijos no aguantan mucho rato la sobrecarga de ropa, a si que una capa, un tridente de plástico y la bolsita de calabaza era todo lo que soportaron sin sacárselo.

IMG_0087[1]

Así que pasé mi primer Halloween junto con otras mamás de casa en casa esperando mientras ellos pedían sus dulces, se agradece la buena onda de los vecinos que los recibieron y el ver a Gaspi y Cleme corriendo detras de los mas grandes y felices con sus dulces fué una experiencia inolvidable.

IMG_0042[1]

 

firma